bullying

Crecer en una familia que tiene un estudio de danza en Missouri tuvo sus ventajas para el bailarín de claqué Anthony Russo. Pero también le costo burlas constantes y bullying especialmente en la escuela secundaria.

“Hubo un estudiante de tercer año en mi clase de salud de segundo año que fue absolutamente implacable”, dice. “Hacía que me tropezara camino a la parte delantera del aula y me decía: ‘Cuidado, dedos de pies brillantes’.

Otro de sus compañeros, uno que a menudo se refería a Russo como “Dancing Queen”, lo acechaba todos los días cerca de las puertas de la cafetería a la hora del almuerzo, esperando la oportunidad de acorralarlo. “Encontraba mil maneras de salir de la cafetería al mismo tiempo que un maestro, o ir tan lejos como para salir de la cocina y volver a entrar al edificio por otro lugar”, admite Russo.

Anthony Russo
Anthony Russo recibió nombres como Bojangles, Twinkle Toes y Dancing Queen mientras crecía. Foto de Christopher Erk, cortesía de Russo.

Lamentablemente, su experiencia es similar a la que soportan muchos bailarines durante su entrenamiento y sus carreras: insultos, intimidación física, cyberbullying e incluso a amenazas de muerte.

Aunque las niñas también pueden ser víctimas de acoso escolar, es mucho menos común, ya que nuestra cultura considera que el baile es una actividad más aceptable para que ellas puedan realizarla. Los niños que bailan son frecuentemente estereotipados como homosexuales y se burlan de ellos por participar en lo que muchos consideran un arte femenino.

A medida que las conversaciones sobre el bullying se intensifican en todo el país y en el mundo y, con el papel de las redes sociales y los efectos de estas en la salud mental de los adolescentes que surgen como preocupaciones relacionadas, no hay mejor momento que ahora para considerar qué se puede hacer en el mundo del baile para ayudar a los estudiantes varones de todas las edades a sentirse seguros y aceptados.

No hay mejor momento que ahora para considerar qué se puede hacer en el mundo del baile para ayudar a los estudiantes varones de todas las edades a sentirse seguros y aceptados. Clic para tuitear

1. Los maestros pueden hacer una diferencia

Chris Bell dice que los maestros deben detener el acoso escolar. Foto de Craig Macleod, cortesía de Bell.

Muchos bailarines del sexo masculino están de acuerdo en que los roles de conducta adultos que sean positivos son esenciales para la prevención del bullying. El bailarín y coreógrafo Chris Bell, quien recuerda haber sido llamado “marica” incesantemente en la escuela secundaria y preparatoria en San Antonio, Texas, dice que canalizó su ira hacia su trabajo escolar, centrándose en la excelencia académica.

Ahora, artista de los proyectos Eryc Taylor Dance y dendy / donovan, se da cuenta de lo necesario que es para los maestros, tanto en las escuelas académicas como en los estudios de danza, el que puedan hablar.

“En el segundo que escuches algo degradante o desmoralizador, deténlo y habla sobre ello”, dice. “Tienes que reconocer que está mal, explicar por qué está mal y luego seguir adelante”.

El mensaje es especialmente efectivo si los maestros trabajan en escuelas que apoyan la danza como parte del plan de estudios. “El mundo del baile debería ingresar en las escuelas públicas, especialmente en los grados más jóvenes, para mostrar lo que hacen los hombres y las mujeres en el mundo del baile: cualquier tipo de baile”, dice Andy Jacobs, bailarín y coreógrafo moderno / contemporáneo en la ciudad de Nueva York. “Esto les abrirá los ojos y les mostrará que no hay límites para lo que te puede gustar”.

2. La danza debería ser incluida como un deporte

Peter Sabasino
Peter Sabasino sugiere que más escuelas de artes escénicas pueden ayudar a que la danza se vea “más fresca” entre los niños. Foto de Matthew Carby, cortesía de Sabasino.

El bailarín de Tap Leo Lamontagne, director adjunto de North Andover School of Dance y antiguo miembro de la compañía en el Jump Rhythm Jazz Project de Chicago, pregunta qué pasaría si el baile fuera tratado más como deportes en la escuela. “¿Qué pasaría si la danza se introdujera a la misma edad que el baloncesto? ¿Qué pasaría si la danza se usara para enseñar habilidades motoras?”. “Los bullies se sienten intimidados por lo que no entienden, por lo que depende de nosotros educar no solo a los bailarines sino también a los que no son bailarines sobre lo que puede ser la danza”.

Peter Sabasino, finalista de “So You Think You Can Dance”, sugiere crear más escuelas de artes escénicas. “Entonces, más niños verían el baile como algo genial”, dice.

3. Necesitamos más modelos a seguir

Todd Shanks
Todd Shanks siente que otro Fred Astaire o Gene Kelly podrían demostrar que los hombres también bailan. Foto cortesía de Dean College / Paladino School of Dance.

Más roles masculinos en la cultura popular también podrían ayudar. “Sin duda, podríamos usar otro Gene Kelly o Fred Astaire para mostrar lo genial que es el baile, no solo mostrar a los bailarines de hip-hop que son tan geniales o a los hombres moviéndose genial como strippers, como sucede en Magic Mike”, dice Todd Shanks, un artista residente en Dean College. “Honestamente, la danza no tiene que ser masculina para ser cool. El talento no tiene una preferencia sexual”.

Pero tal vez no tengamos que esperar a una celebridad de baile: los hombres jóvenes también pueden ser modelos a seguir para los demás. “Necesitamos exponer a los niños a otros bailarines, no solo a los profesionales”, dice Lamontagne. “Necesitamos unirnos para apoyar a nuestros niños para que se apoyen unos a otros”.

Sugiere que las competencias y las convenciones ofrezcan clases exclusivamente para niños, ya que a veces las clases solo para hombres pueden ser imposibles en muchas comunidades pequeñas, a las que asisten pocos estudiantes varones.

Esa es exactamente la idea detrás de “The Male Dancer Conference”, lanzada el año pasado por los fundadores de la tienda de ropa de baile en línea Boys Dance Too. El evento les brinda a los niños la oportunidad de estar rodeados por sus compañeros en clases dirigidas por modelos a seguir como Sascha Radetsky y Alex Wong.

Male Dance Conference

Del mismo modo, el programa Hearts of Men de Earl Mosley ofrece dos semanas de entrenamiento y networking para bailarines varones. La Organización Nacional de Educación para la Danza también organizó un simposium el año antepasado para que los maestros de estudiantes varones traten cómo la danza puede atraer a más niños.

El poder en los números, después de todo, puede ser una táctica valiosa. Bell señala que todos los bailarines que son acosados tienen algo en común: una experiencia compartida que los ha fortalecido. “Estas experiencias te ayudan a convertirte en una persona mejor y más enriquecida”, dice. “Muchos de los niños que acosan quieren algún tipo de cualidad esencial que tengas. Quieren la libertad que ya tienes para llevar a cabo lo que amas”.

Para finalizar…

Hemos preparado un regalo totalmente gratuito para ti, es un paper que contiene un plan de embudo de ventas para tu estudio de danza. En el paper, encontrarás un ejemplo de un embudo de ventas, sugerencias técnicas para ejecutar tu embudo y varias ideas para suscriptores y secuencias de correo electrónico. Si estas interesado en cómo llevar a cabo tu embudo de ventas, te invitamos a descargar el regalo. Será mucho más fácil para ti comprender el concepto de un embudo de ventas cuando se lleva a cabo. Lo único que tienes que hacer es suscribirte al newsletter de nuestra tienda en linea, y recibirás 2 correos electrónicos, el 1ero llamado “5 prácticas para promover tu academia de danza” y el 2do llamado “Caso Práctico: Embudo de ventas para tu academia de danza“.

Descargar

Suscríbete y recibe:

"Manual para jóvenes bailarines"
Email address
Nombre
Apellido
Fecha de cumpleaños
Secure and Spam free...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.