5 razones por las que los hombres tienen que aprender a bailar… aunque no les guste

Por Anabel Poveda para CORRER Y FITNESS

0
6
Hombres

Bailar es una actividad lúdica que parece estar siempre más vinculada a las mujeres que a los hombres. Tal vez hay algo en la genética femenina que desde pequeñas les hace disfrutar bailando, pero… ¿Y ellos? ¿Por qué les suele dar pereza y vergüenza? Estas son cinco razones por las que los hombres tienen que aprender a bailar… aunque no les guste.

Que no les gusta, que se sienten ridículos, que eso es cosa de mujeres… ¡Cuántas excusas se les ocurre para negarse a aprender a bailar! Pero lo cierto es que, cuando se animan, los hombres suelen engancharse mucho más que las mujeres, y es que las ventajas de esta afición son muchas y muy interesantes. Aquí van cinco de las principales motivaciones que tiene un hombre para abandonar la pereza y salir a mover el cuerpo.

Aquí van cinco de las principales motivaciones que tiene un hombre para abandonar la pereza y salir a mover el cuerpo. Clic para tuitear

1Acorta distancias

No es una ciencia exacta, pero las estadísticas y la evidencia social nos muestran que, a casi todas las mujeres, nos encanta bailar. Una actividad que despierta tanto quórum entre el género femenino merece, como mínimo, la consideración y atención de los hombres. Aprende a bailar porque de pocas formas podrás compartir buenos ratos con todas las mujeres de tu vida, independientemente de su edad y parentesco.

Aunque ligar no es el fin de aprender a bailar, lo cierto es que bailando de una forma interesante las posibilidades de conquistar a una mujer aumentan considerablemente. Un hombre que baila se muestra seguro de sí mismo, tiene que tomar decisiones rápidas y en apenas unos minutos puede demostrar actitud y cualidades, sin que su físico sea lo más importante. Si esos bailes, además, son en pareja, se acortan las distancias y se rompe el hielo mucho más fácilmente. Si te gusta una mujer, sólo tendrás que acercarte y sacarla a bailar, sin que haga falta ninguna excusa.

2Ponte en forma sin esfuerzo

Bailar es una actividad aeróbica perfecta para mantenerse en forma sin apenas darse cuenta. Los hombres que dedican alguna que otra hora al baile ven como en poco tiempo mejora su capacidad pulmonar, su resistencia física, así como el tono muscular, la coordinación y la corrección de la postura. Combinado con cualquier otro deporte, bailar es el comodín perfecto para tener un cuerpo armonioso y en forma.

3Mejora la autoestima

Por suerte o por desgracia no todos nacemos con un físico espectacular, así que trabajar en nuestra personalidad y en otro tipo de valores puede marcar la diferencia. Bailar es una actividad en la que el físico y la edad no importan nada, por lo que es muy fácil que la autoestima y la confianza en uno mismo aumenten a medida que vamos aprendiendo a movernos con soltura. Tal vez no lo sabes pero llevas un gran bailarín dentro de ti deseando salir a la luz.

4Una nueva forma de ocio

Bailar es mucho más que un hobbie o una actividad física. Tiene tantos seguidores que, hoy en día, es una forma perfecta de ocio. Es barato, hay cientos de opciones, estilos, ritmos, lugares y personas con las que podrás compartir la actividad, casi en cualquier lugar del mundo. Se conoce gente de todo tipo de una forma fácil y natural, y sin barreras idiomáticas porque todos hablan el lenguaje del cuerpo y de la música.

5Despierta tu mente

Aunque a priori bailar pueda parecer algo eminentemente físico, la actividad de nuestro cerebro en determinadas disciplinas, sobre todo bailando en pareja, se multiplica. La cabeza es la encargada de dar órdenes al cuerpo, de elegir el ritmo, los movimientos y de conducir y guiar a la otra persona, lo que lo convierte en una actividad beneficiosa tanto para aumentar la memoria como para reducir el riesgo de padecer enfermedades como la demencia senil.

Suscríbete y recibe:

"Manual para jóvenes bailarines"
Email address
Nombre
Apellido
Fecha de cumpleaños
Secure and Spam free...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.